“Actúa”

Intervención Psicosocial para la Prevención de la Violencia Doméstica en Migrantes y Refugiados

¿En qué consiste?

Es un servicio específico gratuito de Atención Psicológica Sistémica Transcultural dirigido a abordar los principales problemas psicológicos o psiquiátricos, los cuales de no ser atendidos pueden convertirse en un factor de riesgo para un caso de Violencia Doméstica, en aquellas familias y parejas de migrantes, refugiados, solicitantes de asilo y de origen extranjero, que se encuentren en una situación de vulnerabilidad social y cultural.

Desde Terapias sin Fronteras entendemos que si se actúa directamente sobre ciertos problemas psicológicos o psiquiátricos, se puede prevenir la probabilidad de la aparición de casos de Violencia Doméstica.

¿Por qué?

La migración constituye junto con otros factores, uno de los acontecimientos vitales más estresantes para las personas, con mayor riesgo de producir nuevas disfunciones psicosociales en el país de acogida o de reactivar en ellas fenómenos psíquicos y relacionales que estaban encubiertos o normalizados en el país de origen.

Las condiciones que se presentan en los procesos migratorios, unido a la escasez de recursos económicos en la cual se encuentran estos colectivos, genera con frecuencia una mayor vulnerabilidad, lo que provoca problemas psicosociales a nivel familiar, de pareja e individual, los cuales de no ser atendidos, pueden convertirse en factores de riesgo para desencadenar de Violencia Doméstica.

Se entiende por Violencia Doméstica todo acto de violencia física o psicológica ejercido tanto por un hombre como por una mujer, sobre cualquiera de las personas enumeradas en el artículo 173.2 del Código Penal (descendientes, ascendientes, cónyuges, hermanos, etc.) a excepción de los casos específicos de violencia de género (INE, 2016). De modo similar, en los últimos años se ha podido apreciar un aumento exponencial de una de las variantes de Violencia Doméstica, la Violencia Filio-parental, entendiendo ésta como el conjunto de conductas reiteradas de agresiones tanto psicológicas como físicas de los hijos/as hacia los padres o los adultos que ocupan o sustituyen su lugar (abuelos/as, tutores, cuidadores, etc).

El origen de la Violencia Doméstica es múlticausal, por lo tanto si nos anticipamos a los factores que la precipitan, , a través de una intervención psicológica se podrá reducir de forma significativa dichos casos y de esta forma estamos haciendo una prevención primaria o secundaria.

¿Tienes dudas?, ponte en contacto con nosotros

error: Content is protected !!
Share This