Cine y Transculturalidad

In this world

In this World (En este mundo) es uno de los más provocativos y originales films que han llegado a la industria del cine británico en años. El tema – inmigración y asilo – no puede estar mas de moda. Este film es el triunfo del coraje y la visión del director Michael Winterbottom y su equipo, que han sido recompensados en el ultimo Festival de Berlín con el Oso de Oro a la Mejor Película.

In this world muestra las precarias condiciones de vida de los refugiados afganos en Pakistán. Al principio de la película una voz en off dice: “53.000 refugiados afganos viven en el campo de refugiados de Shamshatoo cerca de la ciudad de Peshawar en Pakistán. Los primeros llegaron en 1979 huyendo de la invasión soviética de su país, los últimos han llegado huyendo de la campaña de bombardeos de Estados Unidos que comenzó el 7 de octubre de 2001.” Su situación es muy difícil. Jamal, el principal protagonista de la película, ejemplifica claramente esta realidad: trabaja en una fábrica de ladrillos y cobra menos de 1 dólar al día. Se trata de una situación compartida por millones de refugiados en distintas partes del plantea. La misma voz en off explica: “Hay 14 millones y medio de refugiados en el mundo. Más de 5 millones viven en Asia. Casi 1 millón vive en Peshawar. Muchos de ellos quieren marcharse. Todos los años 1 millón de personas en todo el mundo pone su vida en manos de los traficantes de personas. Algunos llegan sanos y salvos a su destino. Muchos son detenidos por las autoridades. Algunos mueren por el camino.”

La película fue realizada tratando de reflejar esta situación con una gran verisimilitud. De hecho, los dos protagonistas no son actores profesionales, son muchachos afganos que el equipo de producción de la película encontró en Peshawar. Sus historias personales podrían ser perfectamente idénticas a las de la película. De hecho, Jamal Udin Torabi, con el dinero que cobró por la realización de la película decidió regresar a Londres, esta vez en avión. Esta verosimilitud impregna toda la película, hasta el punto que la mayor parte de los diálogos fueron improvisados, a partir de unas pautas. El guionista, Tony Grisoni, explicó esta forma de trabajo del siguiente modo: “No trabajábamos con actores, y una persona que no es actor no puede memorizar líneas. Incluso aunque pudiera memorizarlas no podría hacerlo de la misma manera que lo hace un actor. Así que cualquier dialogo que escribía era solo una guía. Me daba miedo.”


 


El rodaje se realizó con cámaras digitales, lo cual permitió la filmación del viaje de forma continua. De ese modo, Winterbottom logró montar una película con momentos de todo aquel viaje. Al respecto explicó: “No hay nada que cree drama, es simplemente una grabación observacional de estas dos personas que son básicamente pasivas.”

En la película, el origen del viaje se encuentra en el deseo del padre de Enayatullah, uno de los muchachos, de que éste pueda encontrar en Londres una vida mejor que la que le espera en Peshawar. Y a partir de ahí los dos muchachos tendrán que recorrer por tierra desde Pakistán hasta Inglaterra, pasando por todo tipo de penalidades por Irán, Turquía, Italia y Francia. Una vez iniciado el viaje los dos muchachos quedarán en manos de las mafias organizadas para el tráfico de personas. Sufrirán también los abusos y las arbitrariedades de las dists quintas policías de los países que a traviesan. Y viajarán en condiciones terribles e inhumanas, hasta el punto que uno de los muchachos, Enayatullah, morirá de hipotermia en uno de los traslados. La película prácticamente sólo muestra el viaje, permitiendo al espectador darse cuenta de las condiciones por las que pasan estos migrantes pobres. Son pocos los momentos en loe la película se detiene en detalles de solidaridad de humanidad; pero haberlos los hay: una limosna dada a un hombre lisiado; la atención brindada por los habitantes de una aldea en las montañas turcas; el descubrimiento de las mujeres, prácticamente ocultas bajo los burkas en su lugar de origen. Pero la dinámica general del viaje es la de un terrible sufrimiento. Y todo este esfuerzo para llegar a un mundo de desarrollo que no acaba siendo otra cosa que un pequeño restaurante de Londres donde Jamal trabaja lavando platos.

La película, lejos de parecerse a una típica road movie se entiende mejor como una “carrera de obstáculos”, dicho en palabras de Esmeralda Barrientos, crítica de cine. Y en esta carrera, añade, “no hay lugar para los sueños o para una intrahistoria; el tiempo acucia y la vorágine en la que se hallan sumidos ambos jóvenes, no permite un momento de reflexión, la nostalgia no existe, está prohibido mirar hacia atrás; Winterbottom construye el film como una huída carcelaria, como la escapada de dos presos inocentes hacia ninguna parte.”

La película, sin duda, ayuda a humanizar las frías estadísticas sobre la cantidad de inmigrantes extranjeros que puede haber en un país como el Reino Unido. Con ella su director intenta que su público entienda qué supone para estos inmigrantes llegar a un país rico. Al respecto Winterbottom afirma: “Leía historias como esas en los periódicos y pensaba en el esfuerzo tan increíble que la gente hacía para llegar a este país, y me preguntaba porque reaccionábamos tan hostilmente cuando llegaban aquí. Quizás si la gente pensara mas en las experiencias de esas personas como refugiados, simpatizarían más con su situación.” fuente: edualter.org

error: Content is protected !!