Cine y Transculturalidad

La sal de la tierra

 

Sinopsis

La sal de la tierra (The Salt of the Earth) es una película estadounidense de 1954 dirigida por Herbert J. Biberman y con Rosaura Revueltas en el papel principal.

En 1999, la película fue incluida entre las que preserva el National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por ser considerada «cultural, histórica, o estéticamente significativa».

La película está basada en un hecho real ocurrido en 1951, en la mina de zinc Empire Zinc Company, ubicada en Bayard, Nuevo México, subsidiaria de la New Jersey Zinc Company. Los nombres fueron cambiados a los ficticios Delaware Zinc, y la ubicación a Zinctown, Nuevo México.

La discriminación impuesta por la empresa Empire Zinc Mine, en la cual los obreros de origen mexicano-estadounidense recibían sueldos inferiores a los de los obreros de origen anglosajón por el mismo trabajo, provocó una larga y difícil huelga que tuvo como meta conseguir la igualdad de sueldos y el derecho de los obreros a ser tratados con dignidad por los empleadores.

La película también es una temprana manifestación de la emancipación de la mujer entre las esposas de los obreros, cuyo papel en la huelga fue importante, a pesar de oposición de sus esposos.

La conclusión final de la película, es que no sólo existen factores externos como la discriminación o el mal trato a los trabajadores, sino que también existen los mismos factores en el seno de las familias obreras

Un film político acostumbra a tener como principal y lícito objetivo denunciar un estado de cosas difícilmente soportable, a todas luces injusto. Esto se puede hacer a caballo pasado –rememorando injusticias flagrantes, infamias todavía sangrantes: En el nombre del padre (In the Name of the Father, 1993. Jim Sheridan) o Bloody Sunday (id., 2002. Paul Greengrass)– o en tiempo presente. ¿Qué es ese plus que hace de una película política un auténtico documento, capaz de sobrevivir a la coyuntura del momento y esa perecedera corriente de simpatía por parte de un espectador militante por épocas o temporadas, en función del “último desastre humanitario” o “terrible situación indignante” expuesta en la TV?. Lo que hace magníficas a La sal de la tierra (Salt of the Earth, 1954. Herbert J. Biberman), La batalla de Argel (Battlaglia di Algeria, 1965. Gillo Pontecorvo), La batalla de Chile (1975–1979. Patricio Guzmán) o Cristo paró en Eboli (Cristo si è fermato a Eboli, 1979. Francesco Rosi) es lo genuino de su rabia, la atemporalidad de sus héroes colectivos. Jorge
Mauro
de
Pedro-www.miradas.net

 

Premios
  • Premio Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary 1954 : a la mejor actriz (Rosaura Revueltas)
  • Premio Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary (Globo de Cristal) 1954 : a Herbert J. Biberman
Reseñas
error: Content is protected !!