¿Qué es la violencia doméstica?

Se entiende por Violencia Doméstica todo acto de violencia física, psicológica y sexual ejercida tanto por un hombre como por una mujer, sobre cualquiera de las personas enumeradas en el artículo 173.2 del Código Penal (descendientes, ascendientes, cónyuges, hermanos, etc.) a excepción de los casos específicos de violencia de género (INE, 2016).

De modo similar, en los últimos años se ha podido apreciar un aumento exponencial de una de las variantes de Violencia Doméstica, la Violencia Filio-parental, entendiendo ésta como el conjunto de conductas reiteradas de agresiones tanto psicológicas como físicas  de los hijos/as hacia los padres o los adultos que ocupan o sustituyen su lugar (abuelos/as, tutores, cuidadores, etc).

¿Cuáles son los signos que indican la existencia de este tipo de violencia?

Víctima:

  • Agresiones físicas.
  • Agresiones verbales.
  • Control sobre todo lo que hace.
  • Obligación hacer cosas que no quiere.
  • Aislamiento de su entorno familiar y relacional.

¿Qué signos y síntomas detecta los Profesionales de la salud?

  • Físicos:

Heridas, hematomas, quemaduras, huella de objetos con los que ha sido golpeado, daño en el área genital.

  • Signos Psíquicos y Comportamentales:

Ansiedad, depresión, nerviosismo, síntomas de estrés postraumático, auto culpabilidad, baja autoestima, trastornos sexuales Intentos de suicidio, no mantiene el contacto visual, con cualquier ruido se sobresalta, defiende al agresor⁄a , no quiere responder a ciertas preguntas, muestra pasividad, cambio de estilo de ropa.

¿La violencia doméstica es lo mismo que la violencia de género?

NO, cuando hablamos de violencia de género se entiende como el conjunto de episodios nocivos que afectan a la víctima por el exclusivo hecho de pertenecer a un determinado género. La ley orgánica de 1/2004, de 28 de diciembre, “de medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género” indica que la violencia de género “se dirige a las mujeres por el mismo hecho de serlo y la describe como todo acto físico y psicológico, incluyendo privación de libertad, coacción, amenazas y agresiones a la libertad sexual” (Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado).

Prevalencia

Los últimos datos publicados por el instituto nacional de estadística de España (INE) señalan que en el año 2016 han sido víctimas de violencia doméstica un total de 6.863 personas, siendo 2.574 hombres y 4.289 mujeres. Las víctimas menores de edad alcanzan la cifra de 1585.

El rango de edad donde más víctimas hay es de 45 a 64 años (1991). Las víctima eran en su mayoría nacidas en España (5780) y de un país de la unión Europa (6154), el resto procedían de África (245), América (424), Asia (40) y un país de Europa (47). En concreto, en la Comunidad de Madrid, durante el año 2016 han sido víctimas 687 personas, siendo 288 hombres y 399  mujeres. Con estos datos, podemos determinar que las mujeres presentan mayor vulnerabilidad que los hombres.

¿Qué factores inciden para que haya mayor violencia doméstica tras el proceso migratorio?

  • Dependencia económica, principalmente de la mujer.
  • Dificultades laborales de uno o de ambos.
  • Desequilibrio de poder en la familia.
  • Desequilibrio en la estructura familiar.
  • Dificultad de cambio en los roles de género (mucha influencia de la cultura).
  • Dificultad en la adaptación a la cultura y a las leyes de género en el país de acogida (Intercambio de roles).
  • Representaciones sociales (en cuanto a las ideas que se tengan acerca de los roles de género y del valor de la mujer).
  • Altos niveles de estrés y malestar psicológico provocado por un proceso migratorio complicado.
  • Culpabilidad y resentimiento ( cuando una persona migrante culpa a otra del fracaso migratorio o de que la situación no haya sido la esperada, entonces puede aparecer la violencia con otro miembro de la familia).
  • Consumo de
  • Baja
  • Duelo cultural diferente en cada miembro de la pareja.
  • Problemas de integración.
  • Estrés de aculturación.
  • Problemas de adaptación de las normas sociales del país de origen (diferentes a las de España).

¿Cómo pueden prevenir las familias migrantes la Violencia Doméstica?

Familia:

  • Comunicación adecuada entre todos los miembros de la familia.
  • No prescindir de las ayudas psicológicas que se ofrecen en la nueva comunidad.
  • Estar en alerta ante cualquier signo de violencia.
  • Fomentar patrones educativos no sexistas para nuestros/as hijos/as.
  • Repartir de manera equilibrada las tareas y las responsabilidades en la nueva comunidad.
  • Si el agresor se pone violento o agresivo consulta a un profesional de la salud mental o en su defecto al dispositivo de la policía especializada en violencia doméstica.

La terapia transcultural sistémica en la violencia doméstica

La Terapia Transcultural Sistémica trabaja directamente con familias de migrantes y refugiados que presentan conflictos relacionados con la violencia familiar agravados o desencadenados por el proceso migratorio.

Como la Violencia Doméstica no se puede atribuir a una sola causa, y es un problema que obedece  múltiples factores, este tipo de terapia tiene entre sus objetivos trabajar con las personas implicadas en el proceso, tanto a nivel personal como relacional, es decir, prestando atención a la interacción de los miembros y la interdependencia entre ellos, con el fin de restablecer  el equilibro familiar y cambiar la forma de comunicación, en este caso basada en la agresividad y la violencia, entre otras variables.

Es importante antes de iniciar la intervención psicológica evaluar el grado de peligrosidad, para actuar en consecuencia.

Proyectos Actúa.  Pincha aquí

Es un servicio específico gratuito de Atención Psicológica Sistémica Transcultural dirigido a abordar los principales problemas psicológicos o psiquiátricos, los cuales de no ser atendidos pueden convertirse en un factor de riesgo para un caso de Violencia Doméstica, en aquellas familias y parejas de migrantes, refugiados, solicitantes de asilo y de origen extranjero, que se encuentren en una situación de vulnerabilidad social y cultural.

Desde Terapias sin Fronteras entendemos que si se actúa directamente sobre ciertos problemas psicológicos o psiquiátricos, se puede prevenir la probabilidad de la aparición de casos de Violencia Doméstica.

Eduardo Brik

Eduardo Brik

Médico Psicoterapeuta y Director de ITAD

Eduardo Brik .com

Borja Cuellar

Borja Cuellar

Diseño - Desarollo de Proyectos y Psicólogo

Autor del Blog “Que piensa un psicólogo”

Laura Arrios Monge

Laura Arrios Monge

Estudiante del último curso del grado de Psicología, universidad Francisco de Vitoria

Share This