Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Este artículo tiene como finalidad informar y concienciar sobre el problema de consumo de alcohol y cannabis en los adolescentes migrantes, para ello, se mostrarán datos significativos sobre el consumo de drogas y los efectos nocivos que traen su consumo.

¿Por qué se debe prestar atención a este colectivo (Adolescentes migrantes)?

Los adolescentes migrantes son más vulnerables frente a otros adolescentes, debido a que presentan otros factores de riesgo inherentes al proceso migratorio, aparte de las características propias de esta etapa del ciclo vital.

Es necesario destacar, que los adolescentes cuentan con unas características concretas que hacen que los cambios en esta etapa sean más complicados:

  • Miedos, inseguridad, rebeldía, etc.
  • Búsqueda de identidad (reafirmarse)
  • Mayor influencia del entorno
  • Menor visión de riesgo
  • Entorno familiar problemático
  • Necesidad de transgresión
  • Cambios hormonales y del desarrollo (cognitivo, comportamental, emocional, relacional, corporal y sexual).
  • Rebeldía
  • Otros

Los datos obtenidos según  la Comunidad de Madrid nos muestran que la prevalencia del consumo de alcohol (74,1%) y de cannabis (27,9%) en edades comprendidas entre 14 a 18 años es mayor en relación a otras drogas (Encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en la Comunidad de Madrid, 2014). Estos datos son significativos  y preocupantes…

En el caso de los adolescentes migrantes hay que tener en cuenta también otros factores de vulnerabilidad:

  • Alteración del desarrollo personal (ruptura de la identidad, frustración, etc)
  • Estrés de aculturación
  • Reagrupación familiar con años de ausencia parental
  • Pérdidas personales y materiales ( Duelo migratorio)
  • Conflictos en las relaciones familiares
  • Situación escolar (diferencias culturales y formación en el ámbito educativo, etc).
  • Problemas de integración social (estereotipos, prejuicios y racismo)
  • Sentimientos de soledad real padres ausentes por trabajo.
  • Inseguridad

¿Por qué consumen alcohol y cannabis los adolescentes migrantes?

Arbex, Jimenez, Aldeano y Peral (2005), en un estudio de carácter cualitativo sobre menores inmigrantes, indican que hay tres razones fundamentales por las que los menores consumen: ocio, curiosidad y para evadirse de los problemas” (menores inmigrantes y consumo de drogas. Revista trimestral de la asociación proyecto hombre, proyecto 53, pp. 27-38).

¿Cuáles son las consecuencias del consumo del alcohol y cannabis en los adolescentes migrantes?

ALCOHOL

Según un estudio realizado en la revista médica Archives of Pediatrics & Adolescente Medicine se encontró que a lo largo del tiempo el consumo de alcohol destruye células cerebrales. Estas lesiones pueden generar problemas irreversibles en el cerebro y provocar así alteraciones en el comportamiento y en procesos cognitivos de importancia, como la memoria., la atención, etc. Desde el ámbito de salud mental, dicho consumo puede desencadenar un mayor riesgo de ciertos problemas psicológicos o psiquiátricos como por ejemplo, la depresión, conflictos familiares, problemas relacionales, adicciones, etc. Por otro lado, el consumo de alcohol genera de forma indirecta otro tipo de problemas como, por ejemplo, mayores accidentes de tráfico, conductas de riesgo como agresividad, comportamientos sexuales sin protección, enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados o ser víctimas de actos violentos.

Otro estudio realizado por la Comunidad de Madrid ( “Jóvenes y alcohol, una mala compañía”), destaca  ciertos efectos nocivos a corto y largo plazo para el adolescente que consume esta sustancia. Artículo escrito por Eduardo Brik, Borja Cuellar y Laura

Efectos del alcohol en la salud del adolescente.

Efectos agudos y a corto plazo:

  • Perdida de la capacidad de autocontrol.
  • Desinhibición de la conducta y las emociones.
  • Sensación de euforia y excitabilidad.
  • Problemas en la coordinación de movimientos, confusión mental y lenguaje incoherente.
  • Deterioro de la atención, la memoria y la concentración.
  • Aumento de los tiempos de reacción.
  • Deterioro del juicio y una falsa sensación de seguridad.
  • Alteraciones auditivas y visuales.
  • Probleamas de Sueño y cansancio.
  • Intoxicación etílica.
  • Lesiones y muertes por conducir bajo los efectos del alcohol.

Efectos a largo plazo:

  • Trastornos digestivos, neurológicos y psiquiátricos.
  • Comportamientos agresivos.
  • Dependencia, tolerancia y síndrome de abstinencia (adicciones)
  • Problemas laborales
  • Problemas familiares
  • Problemas de salud (cáncer, patología pulmonar, digestiva (necesidad de transplantes hepáticos), cardiovasculares diversos, etc)

CANNABIS:

Según el National Institute on Drug Abuse (NIDA) informó sobre los riesgos que conlleva el consumo de cannabis  en la salud mental y en las capacidades cognitivas de los adolescentes. Otra investigación “Effects of cannabis Use on Human Behavior”, publicada en la revista JAMA Psychiatry en 2015,  afirmó también que en dicho consumo existe una disminución neurológica como efecto del consumo y que se agrava cuanto menor es la edad de inicio.

Queda demostrado según estos datos que los adolescentes son más vulnerables ya que pueden padecer alteraciones en el cerebro a nivel estructural y en las conexiones neuronales. Además la alta concentración de tetrahidrocannabinol (THC), sustancia presente en la marihuana, aumenta el riesgo de sufrir brotes psicóticos y, en caso de que exista una vulnerabilidad genética, esquizofrenia. Los datos avalan que si un adolescente en torno a los 15 años comienza a consumir cannabis de forma continuada, posee cuatro veces más posibilidades de desarrollar una enfermedad mental antes de los 26 años. (Volkow; Swanson; Evins; et al, 2015).

La Comunidad de Madrid a través del estudio “el cannabis y los jóvenes, ¿Te lo sabes todo?” nos muestra que los efectos son múltiples y van desde lo físico a lo psicológico. Los más frecuentes son: euforia, excitación con fase depresiva, sedación, somnolencia, mayor sociabilidad, alteración del ritmo cardiaco y presión arterial, deterioro de la memoria, dificultad de concentración, enrojecimientos de los ojos, etc. Si el consumo es exageradamente alto, se puede producir el conocido “amarillo”, que se caracteriza por una bajada de tensión, mareo, palidez y nauseas. Además, de posibles ataques de pánico, alucinaciones o crisis de ansiedad. Si dicho consumo se alarga en el tiempo puede derivar tanto a problemas de salud como en salud mental, por ejemplo, cáncer, alteraciones respiratorias y cardiovasculares, alteraciones en el aprendizaje que afectan al funcionamiento escolar, absentismo escolar, empobrecimiento afectivo, apatía, reducción del sistema inmunitario, afectación de las hormonas sexuales, menor apetencia sexual, aparición de trastornos mentales con cierta predisposición genética, dependencia y síndrome de abstinencia.

¿Cómo actúa la Terapia Transcultural Sistémica en los adolescentes migrantes con algún tipo de adicción (ALCOHOL Y CANNABIS)?

Para poder interrumpir el consumo de alcohol y canncabis en los adolescentes migrantes,  la Terapia Transcultural Sistémica trabajará de forma conjunta aspectos individuales del adolescente como aspectos familiares y del entorno, ya que no existe una única causa-efecto  para un problema, sino múltiples causas interconectadas.

A nivel individual, se trabajarán aspectos como por ejemplo, las habilidades sociales, la autoestima, aspectos de aculturación, duelos migratorios, reacciones psicológicas, entre otras áreas.

A nivel familiar, se formará  a los padres desde un punto de vista psicoeducativo para conocer a fondo los problemas del consumo de alcohol y cannabis en los adolescentes migrantes, los síntomas y consecuencias, también, se les enseñará estrategias para afrontar situaciones de riesgo donde el adolescente está bajo los efectos de alguna de esas sustancias.

En Resumen:

Es de vital importancia señalar que en estos casos el modelo transcultural sistémico interviene, para que,  tanto el adolescente y su familia tomen consciencia de los factores específicos del fenómeno migratorio y transcultural por el cual está atravesando el adolescente, como el énfasis que se hará en el tratamiento de la adicciones específicas en esta etapa de la vida ( terapia grupal, individual, familiar y talleres psicoeducativo).

Autores:

Eduardo Brik

Eduardo Brik

Médico Psicoterapeuta

Director de ITAD y  del “Máster en Terapia Familiar Sistémica” y presidente de la Asociación “Terapias Sin Fronteras”
Web: https://eduardobrik.com
Correo: info@itadsistemica.com

Borja Cuellar

Borja Cuellar

Psicólogo

Licenciado en Psicología (UCJC)
Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud (UCJC)
Autor del Blog: “que piensa un psicólogo”

Laura Arrios Monge

Laura Arrios Monge

Estudiante de Psicología

Estudiante del último curso del grado de Psicología, Universidad Francisco de Vitoria

Share This